Review – La asamblea de los muertos de Tomás Bárbulo

Tomás Bárbulo ha estado desde niño en contacto directo con la cultura árabe. Nacido en A Coruña en 1958, a los ocho años se trasladó con su familia a Sidi Ifni, una colonia española del sur de Marruecos, donde vivió hasta la entrega del territorio a las autoridades de Rabat, en 1969. A partir de entonces residió en El Aaiún, capital del Sáhara Occidental, hasta que en 1975 la Marcha Verde puso fin a la presencia española en la región. Miembro fundador de los periódicos Expansión, La Gaceta de los Negocios y El Sol, subdirector del diario Claro y colaborador de varias publicaciones nacionales y extranjeras, Bárbulo es periodista de El País, diario para el que ha viajado con asiduidad por Marruecos, Mauritania, el Sáhara Occidental, Argelia, Senegal y Mali. En 2002 volcó su vasta experiencia en asuntos del Magreb en el ensayo La historia prohibida del Sáhara español (Península), y en 2017 publicó en Salamandra La Asamblea de los Muertos, la primera entrega de la serie sobre el Saharaui, que ha sido galardonada con el Premio de la Semana Negra de Gijón a la Mejor Primera Novela, traducida al italiano y al alemán y adaptada a ficción sonora.

Entre bromas y pullas, cuatro parejas inician un viaje al norte de África en un minibús alquilado. A primera vista, parecen unos turistas con ganas de disfrutar a tope de sus vacaciones, pero en realidad los hombres forman parte de una banda de delincuentes madrileños de poca monta y se dirigen a Marrakech con un encargo muy concreto: desvalijar un banco durante la feria de orfebrería que se celebrará en la ciudad.El cerebro de la operación, un joyero francés conectado con la jet set internacional, les proporcionará un guía y un contacto sobre el terreno, y, una vez finalizada la tarea, una bolsa de nada menos que dos millones de euros. Sin embargo, pronto surgirán los primeros motivos de inquietud, y lo que debía ser un trabajo rápido y limpio deriva en una serie de acontecimientos imprevisibles que arrastran a los ufanos maleantes a una situación que jamás habían imaginado.De sorpresa en sorpresa, con un ritmo trepidante, unos diálogos descarnados y un afilado sentido del humor, Tomás Bárbulo conduce al lector hasta un asombroso final que otorga a la historia una dimensión insospechada.